AÑO 2015

Cada vez me cuesta más estar en más de un sitio a la vez el mismo año. Ya sí estoy en condiciones de pedir vacaciones en la empresa, y algunos años las puedo conseguir, como en este 2015. Así que me marcho a Linares a disfrutar de mi Semana Santa, aunque vuelvo a Granada el Jueves Santo por la mañana únicamente a recoger a mi hija, que cumple justo un año en Semana Santa.

Lo primero es atender a la niña, así que la segunda mitad de la Semana las fotos no son tantas como uno quisiera; los abuelos ayudan, pero no pueden tener toda la carga. Estamos ante una Semana Santa, por tanto, algo descafeinada, con vacaciones y sin obligaciones laborales, pero marcadas por otro tipo de obligaciones que me hacen recapacitar sobre el futuro de mis galerías, de mis viajes a Linares y de mi situación personal.

Este año mi equipo vuelve a crecer. La macrofotografía me entusiasma y puedo reunir dinero para comprarme, antes de Semana Santa, el Tamrom 90mm macro 1:1 con estabilizador. Un objetivo con una óptica increíble que permite obtener una gran nitidez en las fotografías. Eso sí, óptica fija siempre, 90mm. Además, es un macro 1:1 por lo que ya no se me escapa ningún detalle como si fuera una lupa. Por primera vez, salgo a la calle con 3 objetivos, un flash y un mando a distancia que adquirí unos meses antes, en el año anterior.

Traslado Mayor Dolor – Linares

Santa Cena y Paz (I)  – Domingo de Ramos – Linares

No se admiten más comentarios

  • Contador de Visitas

    287 visitas